SERVICIOS DE COMPLIANCE

Con la reforma del Código penal de 2010 las sociedades, pueden ser responsables por los delitos que cometan sus trabajadores, directivos y administradores y convierte a las personas jurídicas en sujetos del derecho penal susceptibles de cometer delitos, al margen de las concretas personas físicas que las integren, y de ser por ello sancionadas con penas que pueden ser multas, clausura de locales o establecimientos, suspensión o prohibición de realizar actividades, disolución de la empresa, intervención judicial, la inhabilitación para obtener subvenciones, contratar con el sector público o para obtener incentivos fiscales y de la seguridad social entre otros.

Las personas jurídicas son por lo tanto responsables por los delitos cometidos por sus representantes legales (administradores, apoderados y empleados y colaboradores), siempre y cuando no se haya ejercido sobre ellos el debido control y el delito se haya cometido en provecho de la persona jurídica.

La reforma del Código Penal, en vigor desde el 15 de julio de 2015, especifica en su artículo 31 bis, entre otros aspectos, que dicha responsabilidad penal puede quedar exenta si el órgano de administración ha adoptado y ejecutado con eficacia, antes de la comisión del delito, modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión.

Ya son numerosos los casos en los que empresas se encuentran en procedimientos penales por los delitos cometidos por sus trabajadores y existen sentencias del Tribunal Supremo, condenado a empresas a pagar cuantiosas multas pudiendo llegar incluso a su disolución por los delitos cometidos por sus trabajadores.

La reciente norma UNE 19601 establece un sistema de gestión de compliance penal que permite identificar y establecer los controles necesarios, para prevenir, detectar y reaccionar ante la comisión de delitos dentro de las actividades de la organización o en su nombre, permitiendo a las mismas demostrar que se ha establecido el debido control al que están obligadas.

Esta norma será certificable, y está pensada para que las entidades de auditoría de tercera parte y certificación, a través de un proceso de auditoría independiente, den conformidad al cumplimiento con los requisitos de la norma. De esta manera se podrá evidenciar frente a terceros entre los que pueden encontrarse clientes, colaboradores, usuarios finales la existencia y operatividad del sistema de gestión de compliance implementado.

Las organizaciones que implanten un modelo de gestión de compliance de forma adecuada, pueden llegar a ser eximidas de responsabilidad penal o ver atenuada su responsabilidad penal, al demostrar la debida diligencia y las mejores prácticas a la hora de prevenir y detectar la comisión de delitos en su seno.

Por todo lo anteriormente expuesto, implantar modelos de Compliance en las organizaciones constituye una necesidad de primer orden. El Compliance es un proceso en el que hay que realizar acciones, todo ello dentro de una estrategia integral, no sólo con el objeto de evitar la posible sanción penal de la empresa, sino también para ir promoviendo una verdadera cultura ética empresarial. Disponer de evidencias que demuestren el esfuerzo que se está realizando para crear esa cultura en la empresa y los resultados de dicho esfuerzo, es una prueba muy positiva ante los jueces para exonerar en el caso de una posible imputación a la persona jurídica.

FORMACIÓN

Los estándares más avanzados en Compliance como son las normas ISO 19600 y la UNE 19601, dedican todo un apartado a detallar las características de la formación que se espera que una organización procure a sus empleados en materia de Compliance.

Moore Stephens ofrece el servicio de elaboración de planes anuales de formación para sus empleados, así como facilitamos cursos de formación en materia de compliance y de prevención de delitos que permitan cumplir con los requerimientos establecidos en la citada normativa y que pueden ser financiados con las bonificaciones ofrecidas por la Seguridad Social.


En Moore Stephens contamos con equipos multidisciplinares integrados por profesionales con perfil jurídico y técnico especializado, que está colaborando con diversas empresas en los procesos de adaptación a la nueva normativa, ponemos a disposición de nuestros clientes la experiencia acumulada para las organizaciones que estén estudiando desarrollar un modelo de cumplimiento normativo o busquen un asesoramiento que ofrezca soluciones orientadas a mejorar los sistemas de control interno y de cumplimiento implantado

Los proyectos que Moore Stephens desarrolla en el ámbito del Compliance tienen una orientación práctica y adaptada a cada cliente, y están realizados por profesionales con amplia experiencia y que aúna perfiles jurídicos, consultores y auditores cuya sinergia es clave para el desarrollo de estos trabajos.

Como entidad acreditada para impartir formación, ofrecemos cursos y actividades formativas que permitan cumplir los requerimientos de formación establecidos en la normativa aplicable.